Perfiles

NOELIA O: “Este anteproyecto de ley es solamente la parte visible del iceberg”

Activista feminista, Noelia O., cuenta su visión a cerca de la ya conocida como la ‘ley Gallardón’, perteneciente a los ideales de una sociedad puramente patriarcal.

CRISTINA BARRIAL

Ya pasan diez minutos de la hora prevista para la entrevista y Noelia  O. (Gijón, 1994) aún no aparece. La espero en mi casa, no es la primera vez que nos reunimos para conversar acerca de temas de índole político y social. Suena el timbre, abro la puerta, y la veo entrar al salón. Me sonríe y se excusa: “Lo siento, vengo de una asamblea de Milenta”. Milenta, que no es más que la abreviación de Milenta Muyeres y Moces, es un colectivo feminista asturiano que lleva luchando desde 1998 por una idea que aún a día de hoy se considera radical: la liberación de la mujer.

“Soy mujer y soy feminista”, esta es la carta de presentación de la joven activista asturiana por los derechos de la mujer. En la mesa, al lado de su café, reposa el libro El segundo sexo de Simone de Beauvoir. “Es el primer libro que leí sobre feminismo y le guardo un especial cariño. Es mi obra de cabecera, cada cierto tiempo lo vuelvo a coger para volver a releerlo”. Noelia, al igual que Simone, acabó comprendiendo con el tiempo que “una no nace mujer, sino que llega a serlo. El hecho de ser mujer no es una cuestión biológica, sino cultural, acatamos una determinada manera de ser, de vestir, de comer… que son las que la sociedad y la cultura espera de un ser que al nacer presenta un sexo femenino”.

10409840_10203781737849388_55789363_n

Para Noelia O, dicho anteproyecto desprovee de autoridad y libertad a las mujeres. // CRISTINA BARRIAL

Parece imposible conversar con una joven activista sin tratar el tema de candente actualidad por antonomasia, el anteproyecto de Ley de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la embarazada, por el que solo se establecen dos supuestos de despenalización del aborto: que sea “necesario” por existir “grave peligro para la vida o salud física o psíquica de la mujer” durante las primeras 22 semanas de gestación, o que el embarazo sea resultado de una violación, durante las primeras 12 semanas. Noelia cambia el gesto al oír la palabra Gallardón. “Si hay algo que agradezco al actual ministro de Justicia, es que gracias a su anteproyecto de ley, las calles se han visto bañadas en los últimos meses de mareas de personas, mujeres sobre todo, que hacía tiempo que no visualizaban un objetivo común contra el que posicionarse. Ha vuelto el feminismo de clase”. La llamada Ley Gallardón es vista como un retorno al pasado por gran parte de la sociedad, y situará a España como uno de los países más restrictivos de la Unión Europea en materia de políticas sobre el aborto. “No solamente es una ley machista, que infantiliza a la mujer y restringe su capacidad de tomar decisiones sobre su propio cuerpo, sino que también es una ley clasista, ya que serán las mujeres con alto poder adquisitivo las que podrán continuar abortando en clínicas privadas y en el extranjero, mientras que las demás estaremos condenadas a la clandestinidad”.

El anteproyecto de ley impulsado por el gobierno popular no solo es machista, también es clasista.

“Pero este anteproyecto de ley por parte del Partido Popular es solamente la parte visible del iceberg”. Una buena comparación podría ser la de la violencia: normalmente por el término violencia tenemos en mente la acción violenta, la quema de contenedores, el contacto directo. Sin embargo, hay una parte de la violencia de la que no se habla como tal, que parece estar en mano de designios divinos: la violencia estructural. “Nos quejamos por el atropello que estamos sufriendo en materia al derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, pero no nos paramos a mirar más allá, a sumergirnos en las causas poco visibles de una consecuencia transformada en ley”. El colectivo Milenta lleva años denunciando que para sustituir el sistema patriarcal actual, hay que inmiscuirse en las aulas, lugar clave para el cambio. “No podemos resignarnos ante un sistema educativo mixto que cree que la igualdad formal tiene como consecuencia una igualdad real, cuando esto es incierto.  El sistema educativo mixto fue un avance, pero sigue siendo insuficiente.” La escuela no puede ser acrítica, no ponerse al servicio de los intereses de las clases dominantes, dijo Paulo Freire. El objetivo, un nuevo modelo de educación: la coeducación. “La coeducación supondría una superación de las relaciones de poder, una incorporación del feminismo a la aulas”.

Ya es tarde. Noelia me abraza a modo de despedida y yo recuerdo los versos de María Mercè Marçal: Al azar agradezco tres dones: haber nacido mujer / de clase baja y nación oprimida./ Y el turbio azur de ser tres veces rebelde. La veo irse, cerrar la puerta, y pienso que, tres veces rebelde, en su caso, me parecen pocas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s